Tercer día de Quinario

¿Qué más queremos? El que sin cesar pide signos para creer ya está demostrando su incredulidad. La fe es un impulso del corazón, una iluminación del espíritu ante la presencia de Dios, revelada sin otra garantía que una llamada, una gracia. Jonás grita y proclama, y Ninive, la gran ciudad, se convierte. Los cercanos, los acostumbrados a los profetas y a la Palabra, en vez de creer, lo quieren razonar todo y piden signos. Y los de lejos, con su sabiduría y todo, son capaces, como la reina de Saba, de cambiar de vida y acoger el mensaje de salvación.
¿Cuándo entenderemos que la fe que discute no es fe? ¿Que Dios no se somete a nuestros análisis?
Dios pasa, y mañana es demasiado tarde. Hoy en otras partes, en este mismo momento, habrán hombres que descubrirán el Evangelio y se entregan a él sin discusión. Y ¿nosotros? los cercanos, los que decimos conocer a Dios, los que estamos acostumbrado a leer todo tipo de comentario, de reflexiones sobre la Palabra, ¿se nos nota? ¿La sabiduría de la Palabra, el signo de la Cruz, nos está dando vida?
Ninive y la reina del Sur se levantaron contra esa generación incrédula y fueron sus testigos de cargo. ¿De verdad que vives de la fe? Aprovecha este tiempo de cuaresma para purificar tu fe y descubrir que solo quien confía, quien vive la vida con la plena seguridad de que está protegida por las manos amorosa de Dios, CREE.

¡Paz y Bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *