Propuesta Obra Social conjunta de las Hermandades y Cofradías de Córdoba

La Cofradía del Nazareno, a través de la vocalía de caridad, ha presentado esta semana su propuesta de proyecto social para el destino de los fondos de la Obra Social Conjunta de las Hermandades de Córdoba, en la convocatoria de 2018, cuyo plazo de presentación expira el próximo 30 de noviembre.

Se trata de una iniciativa de inserción social que consiste en un taller de promoción de la mujer, propuesto y desarrollado por la Parroquia San Ignacio de Loyola. El proyecto va dirigido a mujeres del barrio en situación de exclusión social. Mujeres
que se conoce su situación de precariedad a través de Cáritas parroquial.

Son un total de quince mujeres de edades comprendidas entre los 22 a 45 años, con una fuerte carga familiar, algunas de ellas separadas, abandonadas, maltratadas en situación económica precaria. No disponen de los bienes básicos
para vivir dignamente, falta de alimentos, corte de luz y agua. Junto a toda esta situación de indigencia, a pesar de todo, es sorprendente la fuerza, las inquietudes que tienen y las ganas de aprender y de participar.

El proyecto se desarrolla mediante talleres de manualidades, de autoestima y formación en valores, encuentros lúdicos y de convivencia, visitas culturales, exposición y venta de trabajos realizados en el taller. Con la intención de alcanzar los objetivos de potenciar las relaciones personales y el trabajo en equipo, potenciar
la expresión y creatividad, desarrollo de habilidades, ayudarles en aumentar la autoestima, fomentar la integración en el barrio y la importancia de la participación
ciudadana.

Esta propuesta encaja perfectamente con el espíritu de nuestra cofradía, porque es precisamente con el propósito de socorrer al gran número de mujeres hambrientas y enfermas que por aquel entonces había en la ciudad, el Padre Cristóbal funda el
hospital de Jesús Nazareno en el año1673.

En la actualidad la Cofradía de Jesús Nazareno, siempre fiel a la actitud y al deseo del Beato Padre Cristóbal de “servir a Dios sustentando pobres”, asume el carácter asistencial y de compromiso con los que sufren como una seña irrenunciable de identidad. Fruto de este compromiso y del interés por descubrir las situaciones de sufrimiento presentes en nuestro entorno e intentar generar respuestas concretas ante las mismas, surge el apoyo al proyecto que aquí presentamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *