Lista Provisional de Candidatos

La Junta Electoral encargada del normal desarrollo de las próximas elecciones a Hermano Mayor el día 14 de noviembre informa:

Que una vez finalizado el plazo de presentación de candidaturas y estudiada la documentación de la candidatura presentada, hace pública la relación provisional de candidatos a Hermano Mayor:

1. José Antonio Pérez Pérez.

Siguiendo con el calendario propuesto, el próximo día 24 de octubre hará pública la relación definitiva de candidatos una vez finalizados los periodos de alegaciones y resolución de las mismas.

Ciclo Conferencias 50° Aniversario

El próximo sábado día 16 de octubre daremos continuación al ciclo de conferencias que la Cofradía ha preparado con motivo del 50° Aniversario de su reorganización.

A las 18:00 h. tendrá lugar la conferencia que tiene por título:

«La cofradía de Jesús Nazareno: 50 años de incremento y restauración patrimonial»

A cargo de D. Fermín Pérez Martínez, cofrade y hermano de la Cofradía.

Fermín Pérez Martínez es educador y cofrade de vocación, con 17 años era recibido como hermano de nuestra cofradía en septiembre de 1975, desarrollando en ella aquella vocación innata. Enamorado de lo pasionista y lo mariano, fue pregonero de nuestra Semana Santa en 1989, de las Glorias en 2012, de la coronación canónica de la Virgen del Socorro en 2003 o, hace 25 años, de las bodas de plata de nuestra cofradía. También fue el exaltador del padre Cristóbal con motivo de su beatificación. Sus servicios y disponibilidad a las hermandades y cofradías de Córdoba fueron reconocidos con el nombramiento como Cofrade Ejemplar en el año 2014.

En su conferencia nos hará un recorrido desde el corazón por las realizaciones patrimoniales  de la cofradía durante este medio siglo, incluyendo anécdotas y algún que otro dato inédito,con una reflexión final sobre el legado espiritual.

A las 20:00 h. tendrá lugar la Mesa Redonda con los Hermanos Mayores que han servido a la Cofradía en estos últimos 50 años. Estará moderada por D. Rafael Fernández Criado, cofrade y colaborador del programa Paso a Paso de Canal Sur.

Rafael Fernández Criado nace en Córdoba en el año 1965, en plena cuaresma, en el seno de una familia muy vinculada al Rescatado.

Será un Domingo de Ramos, a la edad de once años, cuando viste el hábito nazareno por primera vez acompañando a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado. No obstante, la cofradía de su juventud fue la Hermandad de la Soledad del barrio donde vivió desde su infancia: Santiago. Su vinculación a esta Hermandad le llevó a ocupar diversos cargos en Junta de Gobierno y a participar como director del Coro de la Hermandad, desde la reapertura del templo de Santiago en 1991.

Rafael es también músico cofrade. Ha cantado saetas en Semana Santa y es cantautor cofrade con composiciones dedicadas a: “Mª Stma. en su Soledad”, “Rescatado”, “Caído”, “Prendimiento” y “Estrella”. Además, es miembro del Coro de Ópera de Córdoba desde 1988, con el que ha participado en diversas actuaciones en cofradías cordobesas.

Ha sido exaltador del 25º aniversario de la Bendición de la Virgen de la Estrella, en el 2011. Ha presentado diversos actos cofrades y a pregoneros. Ha escrito artículos en prensa, boletines de Hermandades y en la revista Córdoba Cofrade.

En el año 2003, escribió su primer libro: “Kofrade”, con una posterior segunda edición: “Vocabulero Cofradiero”. Un libro, este, en el que se cuenta con ironía realidades del mundo cofrade cordobés.

Desde el año 2002, es reportero del programa Paso a Paso, en Canal Sur Radio, donde disfruta del contacto con la gente, buscando sus sentimientos y emociones, y compartiendo los sonidos para el recuerdo de aquellos que ya no están, pero que siguen vivos gracias a la radio.

Desde el año 2004 es el creador, en este espacio radiofónico, de: “La Taberna”, teatro en la radio sobre temas de actualidad cofrade, tratados con la ironía propia de su autor.

El año 2019, pronunció la Exaltación, al padre y maestro de nuestra Semana Santa: San Álvaro de Córdoba y fue elegido pregonero de la semana santa de Córdoba para el pasado 2020, acto que fue suspendido justo en el inicio de la pandemia.

Este mismo año 2021 ha sido el encargado de realizar la exaltación de Cuaresma de nuestra Cofradía.

Todos los actos tendrán lugar en la Iglesia Hospital de Jesús Nazareno.

Festividad Nuestra Señora del Pilar

El próximo martes día 12 de octubre como preceptuan nuestros Estatutos Cofrades celebraremos junto a las Hermanas Hospitalarias Franciscanas de Jesús Nazareno la Festividad de Nuestra Señora del Pilar a las 12:00 h. en la Iglesia Hospital de Jesús Nazareno.

Presidirá la Santa Misa el Rvdo. P. D. Juan José Romero Coleto.

Ciclo de Conferencias 50° Aniversario

El próximo sábado día 2 de octubre dará comienzo el Ciclo de Conferencias que con motivo del 50º Aniversario de la Real e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima Nazarena, San Bartolomé y Beato Padre Cristóbal de Santa Catalina en la Iglesia Hospital de Jesús Nazareno.

A las 18:00 h, dará comienzo la conferencia:

“Impronta de Jesús Nazareno en Córdoba a lo largo de la historia”

Que realizará el historiador del Arte y Cofrade Cordobés, D. Enrique Garrido Montero.

A las 20:00 h. continuaremos con la conferencia:

“El Beato Padre Cristóbal de Santa Catalina y la Cofradía de Jesús Nazareno”.

En este caso a cargo de la H.H. Dña Josefina Peñas Toledano, General de la Congregación de las HH.HH. Franciscanas de Jesús Nazareno.

Comunicación Inicio del Proceso Electoral 2021

COMUNICADO OFICIAL

La Junta Electoral constituida al efecto comunica a todos los hermanos el inicio del proceso electoral para la elección de Hermano Mayor que culminará el próximo día 14 de noviembre de 2021 con Asamblea General Extraordinario de Elecciones.

El plazo de presentación de candidaturas transcurrirá desde el día 15 de septiembre hasta el 14 de octubre de 2021.

La Junta Electoral

Exaltación y Presentación de los Actos del 50° Aniversario

El próximo sábado 25 de septiembre a partir de las 20:00 h. en la Iglesia Hospital de Jesús Nazareno tendrá lugar la Presentación de los Actos que la Cofradía de Jesús Nazareno ha preparado con motivo del 50º Aniversario de su reorganización.

El acto comenzará con la intervención del Rvdo. P. D. José Antonio Rojas Muriana, Director del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria y hermano de la Cofradía desde su refundación.

D. Jose Antonio ha sido la persona designada por la Junta de Gobierno para exaltar los 50 años de historia reciente. Para su elección se ha tenido muy en cuenta su fuerte vinculación a la Casa de Jesús Nazareno, el cariño y dedicación que ha tenido a la Cofradía y su predisposición con las distintas Juntas de Gobierno a lo largo de estos años, donde hemos podido contar con su presencia y predicación en las celebraciones más importantes de nuestra corporación.

Sus acertadas reflexiones y su sencilla predicación han ayudado a las distintas generaciones de cofrades de Jesús Nazareno a experimentar un encuentro más profundo con Jesús Nazareno. Siempre quedarán en el recuerdo sus aportaciones en los momentos más duros de la pandemia, donde nos invitaba a confiar en Jesús Nazareno y su Bendita Madre, María Santísima Nazarena para sobrellevar con Fe la difícil situación que estábamos viviendo.

Su participación en el humilde homenaje que la Cofradía quiso hacer en memoria de Andrés Valverde Luján, nos mostró el cariño que profesaba por una de las personas que más ha hecho por la Cofradía en estos cincuenta años y la ingente cantidad de historias y anécdotas que ha atesorado a lo largo de este medio siglo de historia.

Como Director de la pastoral penitenciaria de Córdoba, D. José Antonio fue destinado el pasado 2 de agosto al nuevo centro “San Gabriel “, residencia que el Obispado de Córdoba ha inaugurado en el antiguo Seminario “Santa maría de los Ángeles” de Hornachuelos para la reinserción de las personas que salen de prisión y que no tienen ningún tipo de ayuda familiar y social. Desde su nueva misión de acompañar y guiar a estas personas en su vuelta a la normalidad, nos ofrecerá un nuevo testimonio de servicio y ayuda a los demás.

A continuación, tendrá lugar la presentación de la obra que el artista cordobés Juan Manuel Ayala Ramos ha realizado para la Cofradía y que servirá para ilustrar el cartel que se ha editado con motivo del 50º Aniversario.

No se puede entender la calle Jesús Nazareno sin la presencia de uno de sus vecinos más conocidos. Desde su estudio en la plaza del Beato Padre Cristóbal, Juan Manuel ha visto y ha pintado la historia de la Cofradía durante estos cincuenta años.

Juan Manuel Ayala no acostumbra a firmar sus obras, pero la rúbrica no es necesaria para identificar su más que reconocible estilo y factura de sus obras. Es uno de los pintores cordobeses más entrañables y que se mantiene en la más absoluta intimidad y austeridad. Lejos de la fama ansiada por otros muchos artistas, Juan Manuel pinta no para la admiración de los demás, sino como desarrollo de su espiritualidad y de su persona. Su obra es muy rica y fácilmente identificable, tal es su representativo y peculiar estilo que recuerda a los más grandes pintores de siglos pasados.

Un gran artista, pero sobre todo una gran persona. Juan Manuel siempre ha estado ayudando y colaborando con la Cofradía desde sus inicios. Su devoción a Jesús Nazareno y a María Santísima Nazarena se puede ver y sentir en las pinturas que a lo largo de estos años ha realizado de Nuestros Sagrados Titulares, con las que consigue transmitir la unción Sagrada de los siglos de devoción que atesoran.

Juan Manuel forma parte de la historia reciente de la Cofradía y por ese motivo la Junta de Gobierno ha querido contar con él para que realizase esta representativa obra con la que ilustrar el quincuagésimo aniversario de la corporación. Su firma, en esta ocasión, no es sólo una señal para identificar la autoría, si no que forma parte intrínseca de la obra, como parte de la historia que nos narra a través de sus pinceladas.

Evangelio 25° Domingo del Tiempo Ordinario

Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,30-37):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»

Palabra del Señor

NO ENTENDÍAN LO QUE DECÍA JESÚS

Llama la atención el despiste generalizado de los discípulos de Jesús. Siendo personas que lo han dejado todo por estar con él, que caminan cada día con su Maestro, y con Él conviven y comparten… y sin embargo casi no se enteran de nada.

Jesús iba «instruyendo a sus discípulos», dice Marcos. Es decir, les estaba transmitiendo algo que ellos debían retener, asimilar… y, como les pasa a veces a los estudiantes, los discípulos «no entendían aquello». Puede ser algo normal en alguien que está aprendiendo, que le cueste. Pero nunca es conveniente quedarse con las dudas: «Tenían miedo de preguntarle». ¿Por qué ese miedo? ¿Por dejar al descubierto su ignorancia? ¿Por no disgustar o entristecer a su maestro?

Esta es la segunda vez que oyen esta advertencia de Jesús. Aún podían recordar su reacción, con no poco enfado, cuando Pedro había intentado disuadirlo de la trayectoria hacia la cruz. En este punto el Maestro reaccionaba con dureza, no estaba abierto a dialogar ni a consentir que nadie le llevase la contraria o le propusiera otras opciones.

En este ocasión lo de «no entender» es «no querer enterarse». El destino que le espera al Hijo del hombre es incompatible con las creencias religiosas inculcadas por los rabinos, además de que no encaja con sus expectativas. ¿Cómo van a aceptar la idea de que Dios abandone a su elegido en manos de los malhechores? Tenían a su favor no pocos ejemplos de la tradición bíblica. Por ejemplo las palabras que el amigo sabio le decía a Job: “¿Recuerdas que algún inocente haya perecido? ¿Dónde se ha visto un justo exterminado?” (Job 4,7). O lo que proclamaba el Salmista: “Fui joven, ya soy viejo: Nunca he visto un justo abandonado” (Sal 37,25). O sea: ¿cómo comprender y aceptar que un Dios justo consienta la derrota y la muerte del Justo, del Hijo del hombre, de Jesús, el Hijo del Padre? Tendrá que ocurrir el acontecimiento Pascual para que puedan empezar a comprenderlo.

Para no pocos creyentes, este punto sigue siendo motivo de incomprensión y de escándalo: ¿Cómo Dios no evita que mueran los buenos, los justos, sus seguidores?¿Cómo podemos seguir afirmando que Dios es «Justo»? Así que no resulta extraño que, al escuchar por segunda vez este mismo anuncio, los discípulos no asuman el escándalo de la pasión del Mesías. Y se repliegan en sus cosas, en sus intereses, en sus pretensiones…

Queda claro que entre los discípulos y su Maestro había una distancia que hacía imposible el auténtico discipulado, pues no se hacían cargo del camino y del destino que ellos mismos debieran seguir. No estaría de más que nos preguntemos por las distancias que tenemos nosotros con Jesús. Porque muchas de sus enseñanzas tampoco las entendemos, y entonces seguimos como siempre: con nuestras cosas, ideas, pretensiones, obsesiones y manías… muy alejadas de las de Jesús.

Al llegar a Cafarnaúm, el Maestro les pregunta: “¿Qué estabais discutiendo por el camino?” (v. 33). Más que una pregunta es un reproche. Sabe de sobra la acalorada discusión que se traían durante el viaje. Y los discípulos callan, se sienten «pillados», avergonzados. Saben lo fuertemente que reacciona el Maestro cuando sale a relucir lo de buscar los primeros puestos.

El tema de las jerarquías y precedencias era muy debatido entre los rabinos. Necesitaban asignar cuidadosamente los puestos de honor a quienes les correspondían. Hasta debatían sobre las diferentes categorías de santos en el cielo. Los «justos» (según la Ley), naturalmente, tenían aseguradas las posiciones de prestigio; mientras que las personas impuras, los pobres de la tierra estaban destinados a la más completa marginación.

Jesús «se sienta», es decir asume la posición del rabino que se dispone a impartir una lección importante. Entonces llama a sus discípulos y les pide que se acerquen, quizá porque los siente distantes, lejos de él. Finalmente pronuncia su juicio solemne sobre la verdadera grandeza: “El que quiera ser el primero, que se haga el último y el servidor de todos” (v. 35). Es la síntesis de su propuesta de vida. En la comunidad cristiana, quien ocupa el primer puesto, debe dejar a un lado toda pretensión de grandeza. La Iglesia no es un trampolín para alcanzar posiciones de prestigio, para sobresalir, para conseguir el dominio sobre los demás.

En una de sus homilías, el Papa Francisco comentaba:

“Algunos siguen a Jesús, pero un poco, no del todo conscientemente, un poco inconscientemente. Pero buscan el poder. El caso más claro es Juan y Santiago, los hijos de Zebedeo, que pedían a Jesús la gracia de ser primer ministro y viceprimer ministro, cuando viniera el Reino. ¡Y en la Iglesia hay trepadores! Hay tantos que usan a la Iglesia para… ¡Pues si te gusta trepar, te vas al Norte y haces alpinismo: es más sano! ¡Pero no vengas a la Iglesia a trepar! Y Jesús reprocha a estos trepadores que buscan el poder”. (5 de mayo de 2014).

No, la comunidad de Jesús es ese lugar donde cada cual, con los dones recibidos de Dios, muestra su grandeza en el servicio humilde a los hermanos. A los ojos de Dios, el más grande es quien más se parece a Cristo que se hizo servidor de todos (cf. Lc 22,27). Para inculcar mejor la lección, Jesús hace un gesto significativo (vv. 36-37): Llama a un niño, lo coloca en el medio, lo abraza y agrega: “Quien acoge a uno de estos niños en mi nombre, a mí me recibe”. Los niños son presentados por Jesús como símbolos del débil e indefenso que necesita protección y cuidado. En tiempos de Jesús, como hoy, los niños eran amados, pero no tenían relevancia social, no contaban nada desde un punto de vista legal, e incluso eran considerados impuros porque transgredían los requisitos de la ley. Queda claro el gesto de Jesús: quiere que la comunidad de sus discípulos ponga en el centro de su atención y esfuerzos a los más pobres, a los que no cuentan, los marginados, las personas impuras. Esos que el poeta uruguayo Galeano llamó «los nadies»:

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados…

(corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos.)

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que las balas que los matan. (E GALEANO, El libro de los abrazos)

En su viaje a La Habana (septiembre de 2015), explicaba el Papa:

Servir significa, en gran parte, cuidar la fragilidad. Cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo. Son los rostros sufrientes, desprotegidos y angustiados a los que Jesús propone mirar e invita concretamente a amar. Un amor que se plasma en acciones y decisiones. Amor que se manifiesta en las distintas tareas que como ciudadanos estamos invitados a desarrollar. Las personas de carne y hueso, con su vida, su historia y especialmente con su fragilidad, son las que estamos invitados por Jesús a defender, a cuidar, a servir. Porque ser cristiano entraña servir la dignidad de nuestros hermanos, luchar por su dignidad y vivir su dignidad. Por eso, el cristiano es invitado siempre a dejar de lado sus búsquedas, afanes, deseos de omnipotencia ante la mirada concreta a los más frágiles.

Quedémonos hoy con estas palabras: acoger y servir a los niños de todas las edades, a los «nadies» de hoy. (También hay dentro de cada uno un «niño» que espera ser acogido). Y tachemos de nuestro diccionario personal y comunitario estas otras: mandar, mangonear, buscar el poder, el prestigio, trepar, ser primeros…

Solemne Función en honor a María Santísima Nazarena

Evangelio según San Lucas 8, 4-15

En aquel tiempo se le juntaba a Jesús mucha gente y, al pasar por los pueblos, otros se iban añadiendo. Entonces les dijo esta parábola: «Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, y, al crecer, se secó por falta de humedad. Otro poco cayó entre zarzas, y las zarzas, creciendo al mismo tiempo, lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena, y, al crecer, dio fruto el ciento por uno». Dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que oiga». Entonces le preguntaron los discípulos: «¿Qué significa esa parábola?» El les respondió: «A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del Reino de Dios; a los demás, sólo en parábolas, para que viendo no vean y oyendo no entiendan.
El sentido de la parábola es éste: La semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al escucharla, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre zarzas son los que escuchan, pero con los afanes y riquezas y placeres de la vida se van ahogando y no maduran. Lo de la tierra buena son los que con un corazón noble y generoso escuchan la palabra, la guardan y dan fruto perseverando».

También el Sembrador sale hoy a sembrar, pero ¿soy yo tierra buena en la que la semilla de la Palabra da sus frutos? ¿En qué aspectos he sido un pedregal y me sigo resistiendo a comprometerme, a llevar una economía más solidaria o a perdonar a esa persona que me hizo daño? ¿En qué aspectos sigo sin quitar las zarzas que impiden que el Evangelio crezca en mi vida? Recuerda que la tierra que acepta la semilla de la Palabra da siempre frutos.

Jesús me invita a sembrar con él. El tiempo de sembrar es el tiempo de la Iglesia, de la misión de todos los cristianos. ¿Soy consciente de que en la educación de mis hijos, en mi trabajo, en mi compromiso parroquial, en el trato con los vecinos debo sembrar la Palabra?

Esta tarde a las 20:30 h. tendrá lugar las Solemne Función Principal en honor a María Santísima Nazarena en la Iglesia Hospital de Jesús Nazareno presidida por el Ilmo. Sr. D. Agustín Paulo Moreno Bravo.

3° Día Triduo María Santísima Nazarena

Evangelio según San Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.

Las mujeres también están muy cerca de Jesús. Quizá a nosotros no nos llame la atención. Pero era algo extraordinario en aquella época. Jesús no discrimina a la mujer, no discrimina a nadie. Los cristianos tendríamos que luchar contra toda discriminación, sea por la razón que sea.
¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?

Recordamos a Santa Teresa de Ávila y Santa Catalina de Siena, que vivieron su fe con autenticidad y lucharon contra la corrupción de la propia comunidad cristiana. Damos gracias a Dios por su valentía y su amor a la Iglesia.

Recordamos a nuestras madres y abuelas, a todas las mujeres importantes para nosotros, cuya entrega ha hecho que hoy podamos disfrutar de una vida mejor. Gracias por su generosidad.

Recordamos las mujeres que hoy en día son las primeras en descubrir compromisos al servicio de la justicia, de la paz, de las mujeres maltratadas… Señor, que su trabajo siga dando buenos frutos.

Acuérdate de las mujeres que son víctimas de la violencia en sus hogares y fuera de ellos. Señor, dales fuerza para vencer el temor y buscar soluciones.

Te pedimos por aquellas mujeres que se enfrentan a una vida de pobreza.
Dales el don de la esperanza, para trabajar juntas, con los hombres de buena voluntad, por un mundo más justo y solidario.

Te pedimos también por nuestras hijas y nietas. Para que crezcan, con tu ayuda, fuertes y sensibles, creyentes y comprometidas, libres y felices. Amén.

El tercer día de Triduo en honor a María Santísima Nazarena se aplicará por las intenciones de los siguientes hermanos:

Comunidad Jesús Nazareno

D. Fermín Pérez Martínez

Familia Alamillos Hinojosa

Familia Ayala Ramos

Familia Barrios Mejías

Familia Carrasco Chacón

Familia Castillero Martínez

Familia del Arco Santos

Familia del Pozo González

Familia Escribano Mesa

Familia Sánchez Monje

D. Santiago Tirado Pérez