Evangelio del 5° Domingo de Pascua

Lectura del santo evangelio según san Juan (13,31-33a.34-35):

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.»

Palabra de Señor

La Resurrección de Jesús, si la aceptamos, nos hace pasar del plano de la “chapuza y del remiendo en la relaciones” pues solemos amar de manera limitada e interesada, al plano maravilloso de una vida totalmente nueva, hecha toda de una pieza: La vida del amor. Y esa vida nueva tiene que notarse. Porque quiso Él que quedarse como señal de los que lo seguimos: “la señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os améis unos a otros”.
Amar solo a quien te va a corresponder, no sana el tejido de la convivencia humana, tan hecho de intereses: sería “remendar de viejo”, y eso lo hace cualquiera. El amor nuevo del cristiano es un amor limpio, que se olvida de sí para dar vida al otro. ¿Es así nuestro amor?

¡Buen Domingo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: